miércoles, 5 de mayo de 2010

Tan sólo un segundo...


Las personas que no creen en el amor a primera vista dudan de que en tan sólo tres segundos podamos sentir por un desconocido algo que nunca habíamos sentido por nadie más, dudan de que nos podamos meter tan a dentro de su mirada que ya no podamos salir de ella nunca más, dudan de que de repente ese chicle de menta ya no te sepa a nada y que tan sólo puedas sentir el sabor que tendrían sus labios al besarte, dudan de que en tan sólo tres segundos puedas memorizar a la perfección cada una de las pecas de sus brazos aunque fueran únicamente siete, dudan de que puedas sentir un cosquilleo en la tripa con tan sólo una mirada, dudan de que esa sonrisa pícara te provoque un tembleque de piernas y sobretodo dudan de que sean tan sólo tres segundos los que necesitamos para amar a una persona.
Lo que tampoco saben es que cuando te enamoras a primera vista olvidas todos tus pensamientos, tus ideas, el examen que tienes después... no saben de que lo olvidas todo.
Y lo que ni se imaginan esas personas es que tan sólo me hizo falta un segundo para saber que me acababa de enamorar perdida e irremediablemente de él.
Marina

3 comentarios:

  1. hola!! enoabuena por tu nuevo blog, me está gustando mucho la historia. es cierto que el amor puede llegar en unos instantes y clavarse tan adentro que sea dolorosisimo deshacerte de el, y para esto solo bastan unos segundos.

    te sigo leyendo, un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola de nuevo, ¿como estás? hace mucho que no se nada de esa chica misteriosa que se enamoró en solo un instante, ¿qué habrá sido de ella?

    Un saludo y un abrazo enorme

    ResponderEliminar